Tenemos 2 elementos de la tabla periódica: Carbono y Silicio; 2 elementos del grupo IV pertenecientes a la familia de los carbonoides, pero ambos de periodos distintos, el carbono perteneciente al periodo 2 y el silicio al periodo 3.


Con esta simple diferencia, se tiene que entre el carbono y el silicio van a haber características estructurales completamente diferentes sobre todo en el tamaño del átomo, electronegatividad y capacidad de formar enlaces con otros elementos y/o compuestos; pero la problemática no está en quien forme más enlaces, más bien si el silicio es capaz de remplazar el carbono en la formación de compuestos orgánicos fundamentales en el desarrollo de la vida como el dióxido de carbono (CO2) que es tan importante en el proceso de fotosíntesis de las plantas que a la vez sostienen la respiración de todos los seres vivos aerobios.

En primer lugar hay que destacar que ambos elementos son capaces de formar 4 enlaces al mismo tiempo (Tetravalencia), pero ambos se diferencian en su estabilidad y flexibilidad al momento de formar nuevos enlaces y de ahí se tiene que el carbono forma enlaces más estables pero a la vez alterables por otras reacciones para formar nuevos enlaces completamente distintos al original, mientras que el silicio por el contrario forma enlaces tan estables que son duros de romper. Un ejemplo de un enlace con silicio es la conocida silicona, tanto liquida como en barra, se sabe que este compuesto sirve como muy buen pegante, ahora haciendo una analogía a nivel atómico, imaginen compuestos básicos formados por un elemento que forma enlaces casi inseparables. Otro ejemplo de esta sustitución posible sucede en algunas industrias que experimentan remplazando el dióxido de carbono (CO2) como producto final (el cual se envía al ambiente como gas de efecto invernadero) por dióxido de silicio (SiO2), un componente principal de cristales finos como la arena y el cuarzo; es decir que las industrias buscarían reducir el efecto invernadero sustituyendo al carbono por el silicio para obtener finalmente arena. Lo negativo de estas sustituciones que se plantean es que se alteraría uno de los ciclos fundamentales de la vida, el ciclo del carbono, y por consiguiente procesos más vitales como la fotosíntesis de las plantas, a lo cual responderé a continuación.

Otro factor determinante que se toma en cuenta para responder esta inquietud es si verdaderamente las plantas podrían hacer fotosíntesis con silicatos, si en realidad sus cloroplastos podrían trabajar con silicio en vez de carbono. Pues, esto no se sabe aún a ciencia cierta, ya que se quiere evitar correr un riesgo mayor.

Esto es solo suposición que hace la ciencia, y puede que el silicio tenga mayor abundancia en la tierra que el carbono pero como se expuso anteriormente, el silicio es un elemento con grandes falencias a la hora de ver su eficacia y realización en la vida real, y tal cual como cita el articulo ¿POR QUÉ NO ES PROBABLE UNA VIDA BASADA EN EL SILICIO?: “sin el carbono solo existen 50.000 posibles compuestos, y mas de 6 millones de posibles compuestos con carbono por su fácil capacidad de formar compuestos y su electronegatividad aceptable (ni muy alta, ni muy baja)”

Pueda que se considere al silicio en la formación de compuestos orgánicos fundamentales solo en las películas o series de ciencia ficción como Star Trek, pero no hay que descartar ninguna idea apresuradamente en la ciencia, pueda que en un futuro las condiciones cambien y se posibilite este método.

RAUL ANDRES LOPERA RODRIGUEZ




1.png4.png5.png9.png9.png6.png
Hoy124
Ayer219
Semana1497
Mes4299
Total145996

Información de Visitantes

Quien esta en linea

3
En linea

Domingo, 21 Octubre 2018 14:02