Como si se estuviera en los grandes escenarios futbolístico de Rusia o en cualquier estadio del mundial, las puertas del auditorio Juan Ramón Daza del colegio Sara Deluque, se abrieron a las 6:30 de la mañana del día martes 19 de julio en el presente año, para ser testigo de la fiebre tricolor que en este momento invade a todo aquel colombiano, en especial a aquellos que desde tempranas edades sueñan con ser astros del balón.


Toda una celebración patria se avecinaba, COLOMBIA, el país del sabroso café, del sombrero vueltiao y de las bellas playas de la Guajira, debutaba en el mundial de la FIFA “Rusia 2018” un momento oportuno para enseñar paz, reconciliación, unidad y entretenimiento, en espacios externos a las aulas de clases a través de aquellos que como la aspirina Falcao, el Dolex James y el Acetaminofén Mina, curan por un momento o en el mejor de los casos olvidan las problemáticas de este lindo país. Las gloriosas incesantes notas del himno nacional se cantaban desde las entrañas del sentimiento nacionalista, la comunidad educativa reunida bajo la misma ilusión se prestaba para disfrutar del encuentro deportivo y al sonar el pitazo inicial las miradas se concentraban en la pantalla improvisada por el colegio para generar la sana recreación. El tiempo corría y el marcador no favorecía, el comedero de uñas no se hizo esperar y aunque al final el partido se perdió, la popular frase de Francisco Maturana “Perder es ganar” se evidencio porque una comunidad educativa en general se integro y compartió el sentimiento ufano de ser colombiano, pero sobre todo se generó el hecho de haber compartido un momento importante en familia, como lo es esa gran familia sarista.

Lo anterior demuestra el compromiso del colegio con el aprendizaje constructivo e integral que se le debe impartir a un estudiante.





1.png3.png0.png6.png1.png7.png
Hoy42
Ayer185
Semana227
Mes2092
Total130617

Información de Visitantes

Quien esta en linea

3
En linea

Martes, 17 Julio 2018 10:14